Cómo viajar con amigos sin pelearse

Sinceramente, prefiero viajar en solitario la mayor parte del tiempo, ya que soy bastante independiente y me gusta allanar mi propio camino. Pero a veces me apetece viajar con alguien conocido y crear recuerdos con un amigo querido. En el momento de escribir esto, he viajado a 38 países, aproximadamente la mitad de ellos por mi cuenta, y la otra mitad viajes con amigos o compañeros.

He aprendido algunas cosas por el camino, sobre todo por los errores que he cometido. Por suerte, tengo amigos increíbles que desafían pero toleran mi terquedad, y he aprendido y crecido mientras viajaba.

Aquí he recopilado mis seis mejores consejos para un viaje inspirador, lleno de diversión, memorable (por todas las razones correctas) y armonioso con los amigos.

3 reglas para viajar con amigos que te ayudarán a seguir siendo amigos:

Verbaliza tus expectativas

¿Hay algo que no es negociable y que no puede faltar? ¿Hay algunas actividades a las que no eres tan aficionado? En algún momento de tu viaje, deja claro a tu compañero de viaje lo que debes y lo que no debes hacer, y respeta los deseos del otro.

No esperes que tus amigos te lean la mente. Ejemplo: Yo soy un cascarrabias que odia la playa el 90% de las veces porque detesto la aglomeración, las quemaduras de sol y el agua salada en la boca. El 10% de las veces que me gusta la playa es cuando estoy en un lugar que es tan increíble que incluso mi culo de cascarrabias no puede encontrar algo de lo que quejarse.

Mi amiga es un ser humano normal que disfruta de la playa. Cuando estuvo en Málaga, se fue a pasar unos días de playa mientras yo paseaba por la ciudad haciendo fotos y comiendo tapas. Todos ganan.

Compara tus presupuestos

Compara tus expectativas. ¿Qué crees que es un coste razonable de alojamiento? ¿Una cena razonable? ¿En qué estás dispuesto a derrochar y en qué prefieres recortar? Aunque no recomiendo planificar todos los detalles, es útil establecer estos parámetros con antelación. Averigua en qué coincidís y en qué divergís. Piensa en si puedes llegar a un acuerdo con tu amigo o si se trata de un punto de ruptura.

Por ejemplo, si insiste en una excursión de buceo y se sale de tu presupuesto, ¿le parece bien que te saltes la excursión y que ellos vayan solos? O si realmente quieres hacer una cena a lo grande y sin límites, y ellos tienen un presupuesto más ajustado, ¿estás de acuerdo en moderar tus expectativas? Esté dispuesto a comprometerse cuando sea necesario y a ir solo si es necesario.

Programar tiempo a solas

Cuando se pasa tanto tiempo juntos -especialmente si se comparten habitaciones de hotel y camas-, a menudo se desea tener tiempo para uno mismo. Y los viajes, aunque son increíbles, pueden ser tan agotadores mentalmente que necesitas tiempo para procesar todo lo que has visto y experimentado. Al fin y al cabo, quieres tener tiempo para reflexionar sobre tus recuerdos, tal vez escribir sobre ellos o editar algunas fotos. Hacer eso y compaginar las conversaciones puede ser difícil.

Si el viaje es de corta duración (como una o dos semanas), planifica pequeñas partes del día que estén separadas y vuelve a reunirte para cenar. Si se trata de un viaje de larga duración (dos semanas o más), los descansos son aún más importantes. Si te alojas en un lugar en el que es posible conseguir habitaciones individuales baratas, programa un pequeño descanso entre vosotros durante dos o tres días cada pocas semanas.

Si tienes un presupuesto estricto, intenta alojarte en distintos albergues (para más información, consulta el siguiente punto). O, si definitivamente queréis dormir juntos, al menos salid algunos días a vivir aventuras diferentes y reuníos en la cena para hablar de ello y compartir vuestras experiencias.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *