¿Necesitas una bañera para bebés?

Es una de esas preguntas que parecen tener una respuesta sencilla. Es de suponer que, como tú te duchas tu bebé también necesitará una forma de bañarse. Pero la necesidad de bañarse no significa necesariamente que haya que comprar una bañera especial. ¿O no?

No, no necesitas comprar una bañera para bebés. Hay muchas formas de bañar a tu bebé con seguridad en el lavabo, en una bañera normal de tamaño normal o incluso en la ducha. Pero hacen la vida mucho más fácil a los nuevos padres que aún no dominan la hora del baño del bebé.

¿Necesitan los bebés bañarse?

Antes de empezar a hablar de las bañeritas para bebés que creo que deberíamos preguntarnos primero si los bebés necesitan bañarse. La respuesta a esta pregunta es que sí necesitan bañarse. Pero no tan a menudo como se cree. La Organización Mundial de la Salud recomienda retrasar el primer baño del bebé al menos 24 horas después del nacimiento.1 Y, si por razones culturales no se puede esperar tanto… dicen que hay que retrasarlo al menos seis horas.

Una vez que tu bebé esté en casa, puedes empezar a limpiarlo más a menudo. Pero, no lo hagas demasiado. Ten en cuenta que la vida de un bebé es realmente sencilla en esta etapa. Probablemente dormirá entre 16 y 20 horas al día en tramos de 3 a 4 horas.2 El resto del tiempo lo pasará tomando leche y haciendo sus necesidades. Por lo tanto, no deberían ensuciarse demasiado.

Por lo tanto, tres baños a la semana son probablemente más que suficientes hasta que tu bebé se mueva más. He dicho «probablemente» porque un baño excesivo puede resecar la piel sensible del bebé. Por lo tanto, es más seguro pecar de precavido y bañar al bebé menos que más. En serio, ¿hasta qué punto puede ensuciarse un bebé recién nacido?

¿Cuándo se puede utilizar una bañera para bebés?

Al principio no puedes usar la bañera para bebés. La Academia Americana de Pediatría recomienda que te limites a darle a tu bebé baños de esponja hasta que se le caiga el muñón del cordón umbilical.3 Esto suele ocurrir alrededor de las ocho semanas de edad. Así que, hasta que lo haga… esto es lo que necesitarás para darle a tu bebé un baño de esponja:

  • Un lugar cálido con una superficie plana: Busca un lugar despejado con mucho espacio. Un mostrador grande, una mesa o una cama firme serían perfectos. Incluso un suelo enmoquetado puede ser ideal.
    Una manta suave: quieres algo que le proporcione un cojín a tu bebé. Puede ser una manta, una toalla o algo similar.
  • Una palangana de agua poco profunda: Asegúrate de que el agua esté tibia pero no demasiado caliente.
  • Suministros: También necesitarás una toallita, champú para bebés, jabón hidratante, toallitas para bebés, un pañal limpio y ropa limpia.

Una vez que tengas todo preparado, coloca la manta sobre la superficie plana. A continuación, coloca a tu hijo sobre ella. Utiliza la toallita, el jabón y el agua para limpiar suavemente a tu bebé. Asegúrate de mantener siempre una mano sobre tu bebé para que permanezca estable. Y considera la posibilidad de usar guantes de baño para que el bebé no se te escape. Sé suave pero trabaja con rapidez y terminarás en poco tiempo.

Pero, una vez que la zona umbilical de tu bebé esté curada, puedes utilizar una bañera para bebés y meterlo directamente en el agua. Intenta ser lo más suave posible en sus primeros baños. Con suerte, tu bebé se adaptará como un pato al agua. Si no es así, puedes volver a los baños de esponja durante unos días y volver a intentarlo. Tarde o temprano (ojalá sea pronto), tu bebé empezará a disfrutar del baño.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *