8 razones para enviar a su hijo a una escuela de música

Hay buenas razones para enseñar música a su hijo y los padres modernos deben conocerlas. El portal centro la fábrica nos envía algunos consejos:

1. Jugar es seguir la tradición

Se enseñó música a todos los aristócratas, rusos y europeos. Tocar música es brillo, brillo y elegancia, la apoteosis de los modales seculares.

Duke Ellington empezó a tocar el piano porque las chicas siempre se juntan alrededor del chico que toca. Bueno, ¿y alrededor de la chica que juega? ¡Atención, padres de novias!

2. Las lecciones musicales fomentan la voluntad y la disciplina

Debe practicar el instrumento de forma constante, regular y sin interrupciones. En invierno y verano, entre semana y festivos. Casi con la misma tenacidad con la que entrenan los campeones en el gimnasio y en la pista.

Pero, a diferencia de los héroes deportivos, tocar el piano no puede romper un cuello, una pierna o incluso un brazo.

La música es educación del carácter sin riesgo de lesiones: ¡qué bueno que esto sea posible!

3. Al tocar música, el niño desarrolla habilidades matemáticas

Piensa espacialmente, pulsando las teclas correctas, manipula figuras sonoras abstractas, memorizando el texto musical, y sabe que en una pieza musical como en una prueba matemática: ¡ni restar ni sumar!

No es casualidad que Albert Einstein tocara el violín, y los profesores de física y de matemáticas de Oxford constituyen el 70% de los miembros del club de música de la universidad.

4. La música y el lenguaje son hermanos gemelos

Nacieron uno al lado del otro: primero el anciano – la música; luego el más joven, el habla verbal, y en nuestro cerebro continúan viviendo uno al lado del otro.

Las frases y oraciones, las comas y puntos, las preguntas y las exclamaciones se encuentran en la música y el habla.

Los jugadores y cantantes hablan y escriben mejor, memorizan palabras extranjeras más fácilmente y aprenden gramática más rápido. Atención padres de futuros periodistas y traductores: Al principio estaba la Palabra, pero incluso antes estaba el Sonido.

5. La música está estructurada y jerárquica

Las grandes obras se dividen en partes más pequeñas, que a su vez se dividen en pequeños temas y fragmentos formados por pequeñas frases y motivos. Una comprensión espontánea de la jerarquía musical facilita la comprensión de la computadora, que también es completamente jerárquica y estructural.

Los psicólogos han demostrado que los pequeños músicos, estudiantes del famoso Shinichi Suzuki, incluso si no tuvieron demasiado éxito en el desarrollo del oído musical y la memoria, pasaron por alto a sus compañeros en términos del nivel de pensamiento estructural.

6. Las lecciones de música desarrollan habilidades de comunicación

Durante los años de estudio, el niño-músico se familiarizará con la buena música. Mientras juega, tendrá que reencarnarse en ellos y transmitir al público su carácter, forma de sentir, voz y gestos.

Ahora solo queda un paso para el talento directivo. Después de todo, para él, casi lo principal es comprender a las personas y, utilizando su comprensión, controlarlas. ¡Atención, padres ambiciosos de futuros fundadores de imperios empresariales! La música va de corazón a corazón, y el arma más formidable de un alto directivo es la sonrisa cautivadora del “buen chico”.

7. Los músicos son bondadosos y valientes al mismo tiempo

Según los psicólogos, los músicos masculinos son sensuales, como las mujeres, y las músicas son firmes y fuertes de espíritu, como los hombres. La música suaviza la moral, pero para triunfar en ella hay que ser valiente.

¡Atención, padres exigentes que esperan ayuda y apoyo en la vejez! Los niños que estudiaron música son comprensivos y al mismo tiempo pacientes, y por lo tanto están más dispuestos a darles a sus padres ancianos ese mismo «vaso de agua».

8. Las lecciones de música enseñan a «encender el comando»

Los músicos temen menos a la terrible palabra fecha límite: fecha límite para trabajar. En la escuela de música, la prueba de escala y el concierto de la clase no se pueden reprogramar para mañana ni con una semana de anticipación. La posición del artista en el escenario nos enseña a maximizar la preparación «para ordenar», y un niño con tal experiencia no suspenderá un examen serio, una entrevista de trabajo y un informe responsable.

Las lecciones musicales en la infancia son la máxima resistencia y maestría para toda la vida.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *