4 sencillos consejos para hacer un mejor café en tu cafetera en casa

Sacar el máximo partido a tu café puede parecer una gran tarea. Puede que a veces te encuentres con una taza de café deliciosa, y otras veces te quedes preguntando qué ha salido mal. Por suerte, estamos aquí para desglosar 4 sencillos consejos que te ayudarán a sacar el máximo partido a tu cafetera.

Así que coge una taza de café, jarras para el café o té y prepárate para sumergirte en ella. Incluso si aprendes algo nuevo, tu café será mucho mejor.

Moler el café

Para aprovechar al máximo los granos de café, lo mejor es molerlos justo antes de preparar la taza de café. Al ser granos enteros, el café tiene mucha menos superficie, lo que facilita que se mantenga fresco. Molemos el café para que el agua extraiga más fácilmente los aceites de los granos, pero al hacerlo el café molido libera sus aromas y el café empieza a deteriorarse.

Piense en una ensalada de frutas: la fruta fresca en un cuenco se mantiene bastante bien en la encimera durante una semana. Sin embargo, una vez que la fruta se corta en una ensalada de frutas, verá que la frescura y el frescor de los trozos de fruta desaparecen. Lo mismo ocurre con el café.

Si actualmente compra café molido, simplemente comprando un molinillo mejorará rápidamente la calidad de su taza matutina. Si no tiene esta opción, considere la posibilidad de comprar suficiente café premolido para un par de semanas.

Dosificación

Después de moler el café, lo siguiente que hay que tener en cuenta es la dosis. La dosis se refiere a la cantidad de café que se pone en el portafiltro, por el que pasará el agua para crear el espresso. La clave para obtener un café de calidad constante es mantener un método lo más consistente posible. En nuestro kafe, esto significa que pesamos nuestra dosis para asegurarnos de que tenemos la misma dosis en cada toma, con una precisión de ±0,1g.

Si no puedes pesar tu dosis antes de extraer el café, lo mejor es dosificar con la misma rutina cada vez. Esto puede significar poner en marcha el molinillo durante un tiempo similar cada vez que prepares el café o llenar el portafiltro con el mismo número de cucharadas de café cada vez. Cualquier cosa que haga para asegurarse de que utiliza la misma cantidad de café le ayudará a mejorar la consistencia de su extracción y, a su vez, de su taza de café.

Distribución y apisonado

Antes de encajar el portafiltro en la cafetera y preparar nuestro chupito de espresso, tenemos que preparar nuestra dosis para que el agua corra por ella de la forma más uniforme posible. En primer lugar, tenemos que distribuir el café, lo que significa básicamente nivelar el café e intentar que la densidad del café en el portafiltro sea también uniforme.

Por último, antes de introducir el portafiltro en la máquina, apisonamos el café. El aspecto más importante del apisonado es terminar con un buen nivel de apisonado. En cuanto a la presión de apisonado, debemos presionar los posos hasta que sintamos resistencia a seguir presionando. Presionar más fuerte que esto tendrá poco efecto en la extracción, pero apisonar con menos presión que esto hará que el agua encuentre un canal a través del disco, lo que causará una extracción desigual.

Si te aseguras de que la dosis de café está distribuida uniformemente, será mucho más fácil apisonar bien y en línea recta. Aparte de esto, asiente su tamper sobre el café sin apisonar suavemente, alinee el tamper con los lados del portafiltro y comience a presionar suavemente. Al hacerlo, asegúrese de mantener una presión uniforme sobre el tamper para no resbalar y empujar más hacia un lado que hacia el otro.

Extracción de la taza

El siguiente paso para mejorar su taza de café es observar cómo se extrae el café, y saber cómo ajustar su equipo de café si la extracción no va según lo previsto. Cuando empiece a extraer, debería notar que tarda unos 6 segundos en ver que el espresso empieza a gotear de las boquillas.

Esto se debe a que durante este tiempo, la bomba está empujando el agua a través del disco seco. Una vez que el disco se ha saturado, es más fácil que pase más agua, y debería notar que el café sale más rápido a medida que avanza la extracción.

Lo siguiente que debe buscar es que el café salga uniformemente por ambas salidas. La extracción debe comenzar con un color marrón intenso, pero se irá aclarando en el transcurso de la misma. La extracción debe terminar cuando el líquido parezca agua descolorida, ya que esto indica que el café se ha extraído de los posos y que sólo se está haciendo correr más agua a través de un disco de café que ya no tiene nada que dar.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *